Burdeos, entre herencia historica y patrimonio moderno

El más extenso conjunto urbano del mundo distinguido por la Unesco, Burdeos cuenta con un patrimonio de excepción.

Leer el artículo

El centro urbano se visita a pie, en tranvía o en bici, con el Garona como hilo conductor.

En el norte, el barrio de los Chartrons, antiguo feudo de los comerciantes de vino, se ha convertido en centro de los anticuarios y las tiendas de diseño. Tras los plataneros de la extensa «  Place des Quinconces  », el barrio de los «  Grands Hommes  », también conocido como «  Triangulo  » por sus tiendas de lujo, mansiones y el majestuoso Grand Théâtre. El Casco antiguo de Burdeos es el paraíso de los epicúreos pues, en sus plazas y callejuelas peatonales, se suceden restaurantes de primer orden.

La plaza de la Bolsa y sus majestuosas fachadas del siglo XVIII hacen las delicias de los visitantes llegados para tomar la foto típica de Burdeos. El Espejo de agua - el más grande del mundo - se sitúa frente a él y maravilla con su espectáculo de bruma.

A poca distancia, está Pey Berland y sus 3 monumentos inscritos en la UNESCO: la torre homónima, un magnífico mirador, la catedral de Saint-André y el «  Palais Rohan  », actual ayuntamiento.

Al sur, la porte Cailhau y la Grosse Cloche anuncian la llegada al cosmopolita barrio de Saint-Michel.

Por último, visitamos la ría derecha, cruzando el puente de piedra: con su exuberante vegetación inspirada en los Jardines botánicos y sus parques urbanos en torno a los muelles, nos regala unas bellas vistas del “Port de la Lune” y las fachadas monumentales.

Burdeos también ama la arquitectura contemporánea, como así lo atestigua : el puente Jacques Chaban-Demas, La Cité du Vin, el estadio Matmut Atlantique, Arkéa Arena, la MECA, que enriquecen el patrimonio moderno junto con el Tribunal de Primera Instancia, el hotel Seekoo, la bodega del castillo Les Carmes Haut-Brion …