BURDEOS, CRUCE DE CAMINOS DEL SUDOESTE

Burdeos es el punto de partida de una amplia variedad de paseos culturales, gastronómicos y deportivos.

Leer el artículo

Muy cerca, encontramos el estuario de Gironda, un mundo único y fascinante, para descubrir en coche o de forma más relajada, en crucero fluvial con salida de Burdeos.

A una hora de camino, llegamos a Arcachon y su bahía: duna de Pyla, pequeños puertos ostrícolas y el Cap-Ferret. ¿Tiene ganas de océano en movimiento, vastos espacios, playas sin fin y pinos aromáticos? Ponga rumbo a la costa y el bosque de las Landas, el mayor macizo forestal de Europa, paraíso de vías verdes y paseos en bicicleta.

A 2 h: el puerto viejo de la Rochelle y su Acuario, uno de los más grandes de Europa. A lo largo de la costa, nos dirigimos a una evasión en plena naturaleza, entre tierra y mar a las islas de Ré, Aix, Madame y Oléron.

Rumbo al este para sumergirnos en una tierra repleta de delicias, el Périgord: orgullosos castillos, mercados gastronómicos de Sarlat y Périgueux, vinos de Bergerac y la célebre gruta de Lascaux.

Dirección al sur: desconexión asegurada en el País Vasco francés, Biarritz y sus centros de surf, San Juan de Luz. Su vecino, Béarn nos presenta Pau y su encanto british, valles preservados, reino del senderismo y las estaciones de esquí.

¿España? Ahí está, a tan solo unas horas en coche. Los vínculos de Burdeos y la península ibérica van más allá de su proximidad geográfica.

Como no evocar a Goya, que pasó algunos años en Burdeos donde pintó la célebre Lechera de Burdeos. El Instituto Cervantes dedica un itinerario al pintor:

http://burdeos.rutascervantes.com

En la actualidad, a Burdeos se le plantean similitudes con las grandes ciudades españolas: Bilbao alberga el conocido museo Guggenheim, mientras que la ciudad francesa cuenta con La Cité du Vin. San Sebastián es conocida por su proyección internacional en gastronomía, un reconocimiento hacia el que se orienta Burdeos.