Burdeos pone la mesa

¡La ciudad de los mil restaurantes nos depara miles de sorpresas! En un ambiente desenfadado, el domingo nos encontramos en el mercado de Capucins para tomar el desayuno, unas tapas o en Jean-Mi ante una bandeja de marisco ambientada con jazz. O podemos recorrer los muelles de Chartrons, degustar ostras de la Cuenca, tricandilles (tripas de cerdo con ajo) o grenier médocain (variedad de embutido local).

Burdeos atrae a los mejores productos del Sudoeste y también... ¡a las estrellas! En tan solo dos años, tres chefs condecorados con estrellas Michelin se han instalado en Burdeos: Philippe Etchebest en el Quatrième Mur, Gordon Ramsay en el Pressoir d’Argent* y Pierre Gagnaire en La Grande Maison. Con estos establecimientos se completa la oferta gastronómica de Gironda que cuenta con grandes mesas: el Saint-James en Bouliac (1 estrella en la guía Michelin), Le Prince Noir en Lormont (1 estrella), la Grand’ Vigne en Martillac (2 estrellas), Château Cordeillan-Bages en Pauillac, la Hostellerie de Plaisance en Saint-Emilion y también los históricos Pavillon des Boulevards, Chapon Fin y le Gabriel en Burdeos…

En las calles de Burdeos abundan los locales asequibles y audaces, como el bistrot y bar de cócteles Le Taquin en Saint Michel, del moderno Symbiose en el muelle de Chartrons, distinguido como «Mejor bar de autor de 2017» por Le Fooding, e incluso Racines y su Chef escoses Daniel Gallacher.

Los restaurantes Côté Rue, Garopapilles y Le Hâ flirtean con la alta gastronomía y hacen las delicias de los amantes de las asociaciones culinarias creativas.