EL VIÑEDO

En Burdeos, no hay una sino 5 rutas del vino. Con sus 65 DOC, Gironda es el departamento vitícola más extenso de Francia y sus crus atraen a los aficionados al vino de todo el mundo.

Leer el artículo

¡Las viñas al alcance de la ciudad! La Metrópolis bordelesa cuenta con más de 20 propiedades vitícolas.

En la margen izquierda, tomamos rumbo sur, hacia la cuna del viñedo bordelés y sus denominaciones de Pessac-Léognan, Graves, Sauternes, Barsac… Novedad: el château Léognan - directamente salido de un cuento de hadas - apuesta por la exquisitez proponiendo un nuevo taller en torno al maridaje de vinos y chocolate.

En Médoc, la D2 de la Gironda, también conocida como la Ruta de los Châteaux, nos conduce a los grandes nombres de Burdeos: Margaux, Pauillac, Saint-Julien o Saint-Estèphe. Para probar: ¡la vida de un propietario de castillo! Durante un fin de semana o una estancia corta, Château Malescasse propone la privatización de la totalidad del palacio. Esta pequeña joya está rodeada de 40 hectáreas de viñedos.

En la margen derecha del Dordoña, Saint-Emilion, conocida como la colina de los 1.000 châteaux, es famosa por su ciudadela medieval y su viñedo Patrimonio Mundial de la UNESCO. Para quitarse el sombrero: el concurso Best of Wine Tourism recompensa lo mejor del enoturismo bordelés. El château La Dauphine se llevó un trofeo de Oro «Descubrimiento e innovación» y el Gran Premio Internacional por su experiencia gourmand y patrimonial en las viñas y a la orilla del río.

Enfrente, en la margen derecha del estuario, encontramos las propiedades familiares de Côtes de Blaye y de Bourg. ¡Bellas vistas del estuario, iglesias románicas, centro arqueológico galorromano y pequeños puertos nostálgicos en primera línea! Les Vignerons de Tutiac fueron distinguidos con un Best Of Wine Tourism de Oro en la categoría «Valorización de las prácticas medioambientales». Su distintivo HVE Niveau 2 que garantiza la no utilización de productos tóxicos.

En Entre-deux-mers, la « Toscana bordelesa » produce todo tipo de vinos: tintos, rosados, claretes y varios vinos blancos. ¡Corre!: construido en el siglo XII, el château de Camarsac es una joya patrimonial, pero también una propiedad vitícola. Fue distinguida en la categoría «Arquitectura y paisaje» de los Best Of Wine Tourism.